Música de risa

Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp
Uno de los más efectivos «cambiadores de energía» que conozco es la música, sólo hay que poner un poco de atención a la manera que tiene de influir en nuestro estado de ánimo el tipo de música que escuchamos en cada momento y ser conscientes de ello. Recuerdo una vez que iba en bicicleta escuchando música,no con auriculares, claro, es peligroso y lo prohíbe el Código de la Circulación, sino con un altavoz bluetooth en el manillar de mi bici, iba sonando la música de The Knak «My sharona» (una de las canciones que más me pone las pilas) cuando, sin darme cuenta me sorprendípedaleando al ritmo de la música subiendo una gran cuesta sin notar apenas el cansancio. La casualidad quiso que se agotase la batería del altavoz y, a la vuelta, cuando tuve que volver a subir el mismo repecho sin música, oyendo en su lugar mis pedaladas, el latido de mi corazón y el ritmo de mi respiración, me volví a sorprender subiendo, pero literalmente con la lengua fuera y sin fuerzas, sin la música y sin pedalear al mismo ritmo. Y la verdad, no era por que tuviera cansancio acumulado, ya que apenas había hecho un par de kilómetros más desde la ida. Esto me hizo pensar en el poder que tiene la música, que nos da fuerza como para no cansarnos al pedalear, al llevar nuestra atención a otro estadio, al mantener la presencia en el ritmo o en la letra, o por el contrario, agotarnos cuando oímos un tipo de música lento o triste o bien no la escuchamos y solo nos fijamos en el esfuerzo que estamos realizando. Ese es el poder de la música. Aprovechémoslo. Aprovechemos para cambiar nuestro estado de ánimo y «buenrrollizarnos» a nuestro antojo. y no hablo de música alegre, o divertida, que también es recomendable, pero me refiero a dar un paso más, es decir, escuchar música con la que te rías, que te produzca carcajadas puras o en su defecto una simple risa sonora con independencia de la duración que tenga, pero que nos consiga hacer reír o al menos sonreír. Ahí habremos conseguido nuestro objetivo «REÍR». Alguna vez comentando esto con gente me han mirado con cara de extrañeza y me han preguntado «¿pero existe música de risa?» y mi reacción es casi siempre la misma: me quedo como el emoticono del WhatsApp de los ojos redondos, perplejo, y pienso «¿cómo es posible que no se conozca la música buenrrollista que te hace reír y conozcamos tantas canciones que nos hacen llorar?» La verdad es que hay poca, pero los pocos que se dedican a ello deberían ser súperconocidos a mi parecer, hace poco, sin ir más lejos estuve en un concierto de «Los Gandules», a los que por cierto no habría conocido si no llega a ser por un colega una semana antes (Gracias Raúl ; P ) y he pasado a ser un fan más de ese grupo. Permitidme que os nombre alunas canciones de risa o algunos grupos que me hacen reir, para que los busquéis en Youtube y os echáis unas risas: – Quiero saber, la canción de Peláez. Gomaespuma – La Tormenta. Javier Krahe, Joaquín Sabina y Alberto Pérez. La Mandrágora – Por el culo. Los Mojinos eskozíos – La corriente Alterna. Pablo Carbonell. Rock & Roll Alimaña – Cibeles no conduzcas. Riki López. El hombre más feliz del Mundo – Yo amo el jamón. Los Berzas – Footing tonight. No me pises que llevo Chanclas – Remedios de la abuela. Los Gandules – El Muro. Los Guachis Son solo algunos ejemplos que os pongo, y si queréis poder añadir, quitar, poner las tuyas propias o investigar más canciones de estos mismos autores que te puedan gustar más. El ejercicio que recomiendo en eeste primer chirimbolo es levantarse con alguna o algunas canciones que consigan hacernos reír. Si logramos soltar alguna risa recién levantados, estoy convencido de que nos cambiará el estado de ánimo de la mayor parte del día. Te recomiendo que busques 3 ó 4 canciones que te hagan gracia y las escuches por la mañana, puede que despertarte con ellas sea excesivo para algunos, eso depende de cada uno, pero ponerlas mientras preparas el desayuno, mientras te duchas, mientras te vistes o mientras te diriges al trabajo dan un resultado excelente. Ponte a reír desde bien temprano y desentonarás con la mayoría de la gente con la que te cruces y te sentirás como bendeido por una varita mágica, y lo mejor de todo es que todo lo que has hecho ha sido algo tan sencillo como poner la música adecuada para generar ese estado de ánimo que tú has elegido

Deja un comentario