Presentación

Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

Hola! Bienvenid@ a “BUENROLLÍZATE” o lo que es lo mismo, “El blog de Charli Cidon”.

En él voy a ofrecerte de manera periódica los turcos que uso para estar de buen rollo, para intentar estar cada día a tope de buen humor y de ganas de reír ¿por qué? Por la sencilla razón de que a mí me encanta estar de buen humor, sí, llámame raro si quieres, pero es lo que me gusta. Al contrario de otra gente que conozco, que parece que les gusta estar malhumorados, malrollistas, enfurruñaos con el mundo que les rodea, quejándose por cada cosa que ven o que oyen, opinando acerca todo lo que encuentran (y no precisamente de manera positiva y constructiva, nooo todo lo contrario)

Yo intento estar en el lado opuesto a la forma de pensar que tiene este tipo de gente. Y fíjate bien que he escrito la palabra “intento”, porque es cierto que no siempre lo consigo (ellos son muchos y están por todas partes); a la mínima que me descuido un poco ¡zas! me ganan, me consiguen envenenar de tal forma que empiezo a pensar y a actuar como ellos. La corriente es muy fuerte.

Para que esto no me ocurra tengo una serie de trucos, pautas o como lo quieras llamar, y que uso en cuanto identifico esa especie de veneno en mi cuerpo y que actúan como antídoto al malestar. Lo más urgente es identificar ese mal rollo; una vez identificado, tenemos hecho el 50 % del camino. Cuando me doy cuenta de que estoy de mal humor empiezo a probar trucos, no siempre me funciona el mismo, así que voy probando uno tras otro hasta dar con el adecuado, o los adecuados, ya que a veces lo que funciona es la suma de varios. Es como si supieras que tienes un veneno en el cuerpo pero no sabes qué bicho te lo ha inoculado exactamente, por lo que has de ir probando los antídotos a tu alcance hasta obtener el resultado que deseas. Y no te preocupes que te voy a ir facilitando todos los antídotos que tengo en mi poder.

Con el paso del tiempo irás sabiendo cuáles te funcionan mejor y los irás poniendo en práctica. Y poco a poco, irás inmunizando tu manera de ver, de pensar y de sentir hasta que estos venenos no te afecten. No se trata tampoco de ir por la vida riéndonos de todo como si fuésemos unos descerebrados indolentes; Como dijo Baltasar Gracián “Es tan necio el que ríe por cualquier cosa, como el que llora por todo” [clic para twitear], aunque me atrevo a contestarle diciéndole que “A igualdad de necedad yo prefiero reír a llorar”. Pero no nos vayamos a los extremos y centrémonos en dar la importancia necesaria a las cosas que realmente la tienen, enfrentémonos a los problemas buscando soluciones, relativicemos todo y nos daremos cuenta de que la vida es un milagro que debemos disfrutar, porque tiene fecha de caducidad, es un regalo prestado y antes o después hay que devolverlo; y pasar el tiempo que nos quede, sea mucho o poco, de manera divertida es muchísimo mejor que pasarlo malhumorado.

Espero que te sirvan las chorradillas que yo uso para intentar buenrollizarme y que te rías todos y cada uno de tus días. No olvides que sonreír es gratis.

Deja un comentario